“El fruto del Espíritu es: amor, alegría y paz, magnanimidad, afabilidad, bondad y confianza, mansedumbre y temperancia… Si vivimos animados por el Espíritu, dejémonos conducir también por él.”

(Gál 5,22-23.25) 8:18